viernes, 10 de febrero de 2012

¡Pim pam toma justicia!

3 comentarios:

Daniel Sánchez Burgueño dijo...

Buenísimo, como siempre...
Pero falta el botón de compartir Vía twitter...

komikelx dijo...

Gracias Daniel,

como verás hemos tomado nota de tu consejo... Salut!!

MDF dijo...

Spainlandia. ¡Por fin!, rebelión de los Colegios Médicos. Rajoy, culpable del paro. Secretario de Estado de la Seguridad Social, ¿médico o chaman?. VicePresidenta 1ª del Congreso de los Diputados, ¿economista que no empezó Económicas?. Exalcalde de La Vila Joiosa, ¿cobrar como médico sin poseer título?. ¿Cuántos abogados habrá que nunca se han matriculado en una Facultad de Derecho?... Reforma Laboral Kunta Kinte. Y la reforma del año 1166 a.C. El gobierno del PP, a las órdenes de Berlín. Canapés de Despidos, flexibilidad en Escabeche... Periodista consigue trabajo en el que gana -(menos)3.000 euros. ¡A emigrar!... Guarderias municipales sin calefacción. Siete grados bajo cero en el aula. AMEC culpables, por supuesto... La comida no nos llega para atender la demanda (Tenerife). Personas sin hogar se cobijan en obras abandonadas...

El ministro Wert vuelve a retomar el arcano "cuento de la buena pipa" (el que llevo cansinamente oyendo desde que a mis lejanos 17 años comencé estudios universitarios): Es manifiesto, notorio, obvio y patente que la finalidad de una beca no es, ni nunca fue, premiar una buena calificación académica. Una beca no es una matrícula de honor ni un galardón al mérito estudiantil. Jamás debería serlo. Es más si algún día lo fuera, como sugiere el avispado Ministro de Educación, se habría entonces cometido otro hurto más, otro robo más, otro pillaje, otra rapiña, un saqueo más, contra las clases basales y medias de esta sociedad. Una beca es única y exclusivamente un instrumento destinado a garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a las instituciones formativas. ¡Que el hijo del pobre pueda estudiar igual que el hijo del rico!. Y si Wert y los wertenianos quieren exigir más a los estudiantes que exijan más, pero tanto al estudiante de familia pobre como al de familia rica (o del PP o de papá "yatero"). Tanto al alumno que acude a la Facultad en autobús como al que aparca su "modelito deportivo" enfrente. Tanto al discípulo de Universidad pública como al de Universidad privada, esa que siempre se las arregla para "pillar" algún dinerito de la Administración o para que, a igualdad de titulación, la suya siempre sea más valorada por el dios mercado. Si quieren, por concretar, que no pueda repetir curso el estudiante con beca --quitándosela--, que prohiban al estudiante sin beca repetir curso tanto en Universidad pública como privada (y si fuera extranjera que negasen convalidación). Con ello nadie podría alegar la quiebra del principio de igualdad ante la ley o el de igualdad de oportunidades. Y así todos contentos o todos jodidos, según se mire...

Pulsar "Entrar" en:

http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm