martes, 16 de diciembre de 2008

Traición tras traición

A estas alturas a poca gente se le escapa el carácter antiobrero y apagafuegos de las cúpulas dirigentes de los dos sindicatos mayoritarios del estado español.


Por una parte UGT, organización sindical que, vista su proximidad ideológica con el actual partido en el gobierno, poco puede esperarse a pesar de la cada vez más deteriorada situación de la clase obrera.


Pero lo de CCOO es especialmente sangrante. Dicho sindicato, cercano históricamente al PCE, en los últimos tiempos parece haber tomado una deriva que sobrepasa el surrealismo y el esperpento. Su secretario general, Jose María Fidalgo (si, aquel que dio un cabezazo al palo de una bandera de un trabajador de SINTEL) parece ser que mantiene una estrecha amistad con el infame Aznar, además de participar habitualmente en actos de la FAES (Fundación para los análisis y estudios sociales).


Copia bastarda hecha a imagen y semejanza de sus homólogos “neocon” yankis, este “think tank” encarna unos valores reaccionarios y casposos, por lo que no comprendemos la afinidad del máximo dirigente de un sindicato supuestamente de clase.


Desde Komikelx animamos a la militancia de base de dichos sindicatos a buscar formas de lucha combativas y coherentes con un planteamiento de clase, pues obviamente l@s primer@s que vamos a pagar el pato del desastre capitalista vamos a ser l@s de abajo.


Komikelx



2 comentarios:

Accionarte dijo...

Según tenia yo entendido CC.OO. en sus principios aglutinaba todo tipo de tendencias (incluida alguna militancia anarcosindicalista) era un sindicato horizontal autonomo y de base, pero después entraron los comunistas a hacer lo que bién saben, jerarquizar las estructuras y dominarlas en beneficio propio y del partido,... y pasó lo mismo que en la revolución del 36,.... ¡¡¡Que nos traicionaron!!!

Accionarte dijo...

Solo el pueblo salva al pueblo